¿Quién pone las reglas en Internet? Conoce a IETF.

¿Te imaginas un mundo en el que Internet no siguiera ningún estándar? ¿Qué pasaría si cada fabricante de hardware utilizara su propio tipo de entrada para los periféricos? Gracias a IETF no tenemos que preocuparnos por estas cosas, ya que ellos se encargan.

IETF (Internet Engineering Task Force) se puede traducir como un ‘Grupo de trabajo para la ingeniería de internet’.

¿Qué es?

Una organización de personas de diferentes sectores, desde desarrolladores de software hasta universitarios, que se encargan de mantener una armonía y uniformidad en el complejo mundo del Internet. ¿Cómo? Son los que establecen las normas, los estándares que se deben seguir y sobre los cuales se construye internet día a día.

Como decíamos antes, un mundo digital en el que cada uno hiciera lo que quisiera sería totalmente caótico e ineficaz. Los fabricantes de hardware, desarrolladores de software y proveedores de servicio tienen que tener en cuenta los estándares marcados por la IETF para cualquier producto/servicio que desarrollen.

Por otro lado, también se aseguran de mantener Internet de la manera más segura posible, ya que, si cada empresa hiciera lo que propiamente le conviene, Internet no estaría donde está actualmente.

¿Cómo lo hacen?

Los miembros de IETF se reúnen 3 veces al año, y en estas reuniones, toman las decisiones más importantes. Además, IETF no solo se dedica a dictaminar las normas por las que se rige Internet, también se encargan de identificar posibles problemas técnicos y dialogar entre ellos para encontrar la solución más óptima.

En primer lugar, se desarrolla un borrador en el cual se propone la solución al problema. A partir de ahí, se genera una discusión para encontrar la solución más óptima y una vez concluida, el borrador se convierte en RFC (Request for Comments), un documento más definitivo que el borrador, pero no inamovible.

¿Quién puede formar parte de la IETF?

Cualquier persona puede unirse a la organización de una forma muy sencilla. ¿Cómo? Suscribiéndose a la lista de correo del grupo de trabajo en el que están interesados. A partir de ese momento, podrán interactuar con otros miembros para aportar conocimiento y aprender continuamente.

Existen grupos de trabajo y subgrupos. Internet abarca muchísimos sectores y sería imposible que un solo grupo cubriera todos ellos. Algunos de los grupos en los que se divide son: seguridad, transporte, operaciones, gestiones y aplicaciones y tiempo real.